Imprimir

BENEVOLO, L.,  Historia de la arquitectura contemporánea. Edit. Gustavo Gili. Barcelona, 1987.


p.242-44 A lo largo de todo el siglo XIX el viejo sistema cuadriculado ha sido considerado suficiente para resolver el problema del desarrollo de la ciudad, pero en la primera década del siglo XX, se plantea la necesidad de un control urbanístico adecuado a la nueva escala de la ciudad; el plano regulador de Burnham & Bennet, en 1909, constituye el primer intento de ordenar, aunque con criterios formalistas, el desmesurado cuerpo de la ciudad y marca el final de esta fase de estallido constructivo. 


p.244 ...Los protagonistas de esta situación son conocidos colectivamente con el nombre de "Escuela de Chicago".


La primera generación que trabaja inmedíatamente después del incendio, se compone de ingenieros de gran valia muchos de los cuales se han formado en la ingeniería militar durante la guerra de la Secesión. William Le Baron Jenney (1832-1907), William W. Boyington (1818-1898), J.M. van Osdel (1811-1891).  


Entre ellos destaca Jenney, y los proyectistas más importantes de la segunda generación salen de sus estudio: Daniel H. Burnham (1846-1912), que trabaja con John W. Root, nacido en 1850, hasta la muerte de éste en 1891, William G. Holabird (1854-1923), Martin Roche (1855-1927) y Louis H. Sullivan (1856-1924), que se asocia con Dankmar Adler (1844-1900). A su lado hay que recordar a técnicos especialistas com W.S. Smith y C.L. Ströbel, que colaboran en el estudio de determinados problemas estructurales. 


La obra de estos proyectistas tiene un marcado carácter unitario, sobre todo entre 1879 (año en que Jenney construye el primer edificio alto con estructura metálica) y 1893 (fecha de la exposición colombina), del que depende la peculiar fisonomía del Loop, el centro comercial de Chicago; los hombres de la época observan y esta peculiaridad, y no se les ocurre otro nombre para determinarla que el de la propia ciudad. Los protagonistas de este modo tienen temperamentos muy diversos: algunos son hombres de negocios, como Aldler, otros técnicos puros, como Strobel, artistas descontentos como Root, o deseosos de éxito como Burnham....


pág. 245 ... Vistas bajo esta luz, las experiencias de la Escuela de Chicago constituyen una importante contribución a la formación del movimiento moderno, pero los resultado tan prometedores conseguidos en la penúltima década del siglo se diluyen inmediatamente después. porque ninguno de sus protagonistas tiene clara conciencia de los problemas tocados. Cada uno de ellos se agarrota en un dilema cultural que sólo tien dos salidas; o la vuelta al conformismo de los estilos históricos (es el camino de Burnham) o la experiencia individual de vanguardia (es el camilo de Sullivan  y, posteriormente, de Wright)


pág. 254... En este sentido debe valorarse el episodio de la Exposición Colombina Universal de Chicago (World´s Columbian Exposition) de 1893, y la llamada "traición" de Burnham. 


En la comisión de arquitectura para la exposición hay algunos arquitectos de la Costa Este, George B. Post (1837-1913), Richard ; Hunt (1827-1895) y Charles F. Mckim (1847-1909); Burnham, el más acreditado de los arquitectos de Chicago, se deja convencier fácilmente por ellos para proyectar el conjunto según los cánones clásicos. La Exposición obtiene un gran éxito y, a partir de este momento, el gusto de los contratistas y del público se oriente poco a poco hacie el clasicismoen tanto que las búsquedas originales de la escuela de Chicago se consideran anticuadas; así, muchos protagonistas de la década anterior se adaptan a la nueva orientación cultural, siendo el primero de todos Burnham que en 1894 forma una nueva sociedad (D.H.B & Co) y aumenta su actividad, mientras que otros, como Sullivan, ven rota su carrera.


p.266... La Escuela de Chicago había iniciado, con mucha anticipación respecto a Europa, un replanteamiento de algunos problemas fundamentales de la arquitectura, en orden a las exigencias de un moderno centro industrial; viviendo este episodio ligado a algunas circunstancias especiales, la experiencia de la escuela de Chicago se diluye cuando cambian dichar circunstancias; también el debate cultural desciende, entonces, al plano formal.  Burnham y la mayoría de los arquitectos de Chicago optan por el neoclasicismo y proponen este lenguaje, controlado ya en todas sus consecuencias, a la nueva clase dirigente.


 


 


---

Subir