Imprimir

Chikatsu-Asuka, en la zona meridional de la prefectura de Osaka, ocupó una posición predominante en la historia del Japón de la antigüedad. En este lugar se encuentra uno de los conjuntos de túmulos (de la cultura kofun) más importantes del país; así es, entre más de doscientos ejemplos, el conjunto funerario cuenta con cuatro tumbas imperiales. El museo está dedicado a la exhibición e investigación de la cultura kofun.


 Chikatsu-Asuka se encuentra en el parque arqueológico Fusoki-no-Oka, en la parte meridional de Osaka. Se alza en medio de estas tumbas que datan de los siglos II a VII. La razón de ser del museo histórico es el estudio de dichas tumbas. Es una de las obras más conocidas y reconocidas de Tadao Ando. Se trata de un edificio subterráneo a modo de cripta donde se exhiben piezas arqueológicas. El aspecto que ofrece es solemne y austero, sin decoración, rindiendo homenaje a las tradiciones y la cultura del lugar. Exteriormente, se muestra como una gran torre de hormigón dominada por una monumental escalinata.


 Para entrar al museo, se atraviesa una colina mediante una caminata de 1 km, que pone al visitante en contacto con el paisaje. Llama la atención la monumental escalinata que conduce a la cima de un templo. Ando concibe su museo como esta plataforma escalonada empotrada en la ladera de la colina. La plataforma tiene 60x12m y sus adoquines son de un granito típico de la región. La rugosidad y las imperfecciones de los adoquines contrastan con la textura lisa del hormigón visto del museo. En realidad la escalinata no conduce a nada, pero puede interpretarse como un sitio para contemplar el paisaje.


 El paisaje es imprescindible para comprender la obra. Las paredes, enmarcan partes de este, estableciendo conexiones visuales y simbólicas con el entorno. Es como un cuadro vivo, un recurso a menudo utilizado en la arquitectura japonesa. Dentro del edificio, aparece un recorrido que te pone en contacto con el pasado. El arquitecto juega con las luces y las sombras. Por ejemplo, el interior de la torre de hormigón fue dejado en completa oscuridad. Las galerías de exposición son amplias, exhiben una maqueta de la tumba de un emperador. Aquí la luz entra por arriba, pero el ambiente se mantiene en penumbra.


Ainhoa RUIZ ALFAGEME

Subir