Imprimir
Bodegas para la Aduana del Valle de México

Bodegas para la Aduana del Valle de México

Colonia Industrial Vallejo
  • 1952 - 1954
  •  
  • RECAMIER, Carlos
  • CANDELA, Félix
  •  
  • México D.F.
  • México

Después de la guerra se empezó a desarrollar al norte de la Ciudad de México una zona industrial modesta que con el tiempo se convirtió en un centro de riqueza económica muy importante. En este área industrial, Félix candela construyó entre 1950 y 1960 miles de metros cuadrados de membranas de hormigón basándose en el diseño estructural por medios estáticos. entre los empresarios hy el arquitecto se estableció pronto una relación de trabajo, a partir de la economía y velocidad de construcción con las que su grupo de colaboradores abordaba cada uno de los encargos. Colin Faber, participante en el taller y editor del libro "Candela: The Shel Buildier", describió el caso extremo: "El cliente puede llegar en la mañana llevando el plano del terreno para una bodega, los planos pueden estar dibujados en la tarde y, como ha sucedido en alguna ocasión, el contrato de construcción firmado en la noche".


En esta región de la ciudad, Candela edificó en 1954 por encargo de la Secretaría de Hacienda uno de los conjuntos de mayor belleza de cuantos tuvo bajo su dirección: los almacenes donde se guardaba la mercacía que ebía someterse a la inpección fiscal. Se trataba de tres naves abiertas en sus costados, donde se desembarcaba la mercancía de los caminones: el módulo típico es de dos columnas de forma romboidal con una separación de 20 m entre sí, que sostenía una bóveda cilíndrica corta de directriz catenaria. A su vez, del otro lado de cada columna hay un cantiléver con lamisma figura geométfica de la bóveda central y un vuelo de 6 m; un tensor de hormigón une por arriba los dos catiléver a las columnas y éstas al lomo de la bóveda principal. La forma romboidal de las columnas responde exáctamente al diagrama de momentos flexionantes; la selección de la columna, así como la forma de las catenarias de la bóveda y el cantiléver, se obtuvieron aplicando una simulación matemática de ensayo y error, aquélla llega a tener un espesor de 4 cm y las alas laterales, de 5 cm. Mientras que éstos forman cada uno una unidad continua a lo largo del edificio, la bóveda central se va segmentando para dejar ranuras que hacen posible el paso de la luz. Todo el conjunto corresponde perféctamente a la tónica que Candela aplicó siempre a su trabajo: la forma más simple respondiendo al modelo de las membranas de hormigón, evitar el tor de force y buscar la belleza en el modeldo cuidadoso de los detalles y los apoyos. En las bodegas de la aduana, la adecuada proporción entre los pocos elementos, columna, bóveda y tensor, así como el refinamiento de la forma y las medidas de cada uno, logran un conjunto de gran elegancia, característica poco frecuente en estas construcciones: "algunas de sus bóvedas son tan bellas como sus iglesias" diría años después Colin Faber. 


Enrique X. DE ANDA ALANÍS

Subir