Imprimir

Ayuntamiento de Azkoitia

  • 1730 -
  •  
  • LIZARDI, Juan de
  • SAROBE, Asun Reforma   2001
    La mayoría de estas reformas son de carácter doméstico, y han sido ejecutadas por los mismos técnicos del ayuntamiento. De todas ellas destacamos básicamente la última llevada a cabo por la arquitecta Asun Sarobe, en agosto del 2001. Se trata de una actuación consistente en rehabilitar las oficinas de secretaría situadas en la planta primera y las dependencias de los grupos políticos ubicadas en la planta segunda. Además se colocó un ascensor, mejorando las condiciones de accesibilidad al edificio. Aspecto este último especialmente necesario, dada la irregularidad de la magnífca escalera de madera que da carácter y singularidad a este Ayuntamiento.
  •  
  • Azkoitia. Euskadi-País Vasco (Gipuzkoa)
  • España
imagenes/7230_1_36020734.jpg imagenes/7231_1_36020735.jpg imagenes/7232_1_36020736.jpg imagenes/7233_1_36020737.jpg obras/36987_25_36020734.jpg obras/36987_26_36020735.jpg obras/36987_27_36020736.jpg obras/36987_28_36020737.jpg obras/36987_8_33021124.jpg

Los datos más antiguos sobre la construcción del actual Ayuntamiento de Azkoitia datan de 1730, aunque su edificación se realizaría algo más tarde. El diseño corrió a cargo de Juan de Lizardi, sustituyendo dicha construcción a la antigua sede municipal ubicada en la Calle Nagusia. Se conservan así mismo en el Archivo Municipal de la Casa Consistorial, trazas diseñadas por Pedro de Abendaño referentes a la primera y segunda planta del Ayuntamiento que se tenía que realizar en esta localidad a mediados del siglo XVI.


Dentro del programa de construcción del nuevo ayuntamiento queremos subrayar los aspectos relacionados el gasto a realizar, poniendo de manifiesto que dicha obra “no sea de mucho coste”. Las autoridades municipales en el empeño de abordar con solvencia el gasto de la obra, buscan un préstamo hipotecando sobre las casas concejiles, tres caseríos y tierras que poseen en el suelo de la villa, vendiendo también el antiguo ayuntamiento. Tras algunas dudas sobre su emplazamiento, decidieron erigir la fábrica frente a la actual Plaza.


En dicha obra ejercen de maestros canteros Ignacio Echeverría Larramandi y entre los carpinteros que trabajan la madera traída de Madariaga-Arpicoa están Francisco de Izaeta, Pedro de Astigarraga, Juan de Irigoyen, Francisco Aristondo y Agustín de Arizmendi. Peritando la obra Ignacio de Ibero. Los materiales proceden de la misma villa o de localidades próximas, prestando en la construcción ayuda de distinta índole, los mismos vecinos de la localidad.


Se trata de un edificio que libera tres de sus cuatro caras, de planta rectangular de 24 m. de fachada y 18 m. de fondo y de dos alturas. A primera vista podemos apreciar en el mismo una tremenda austeridad ornamental. En la fachada tan sólo destacan la líneas de imposta que nos indican la separación de plantas dentro del edificio. Dicha austeridad formal, queda puesta si cabe aún más de manifiesto ante el gran volumen del edificio.


La fachada principal también de marcada forma rectangular es de piedra caliza y muestra al exterior de la plaza unos altos soportales de cinco arcos a nivel de calle. Dichos soportales son de piedra hasta la bóveda que será de yeso. Los cinco vanos de dinteles rectos correspondientes al primer piso, están perfectamente alineados con respecto a los arcos de abajo, y remarcan la centralidad del edificio, agrupándose en ritmos diferentes. Los tres centrales forman un bloque, compartiendo una balconada común coincidente con la Sala de Juntas, mientras que los dos laterales con balcón individual se encuentran solos en clara transición hacia las esquinas. La misma disposición se repite en el segundo piso, siendo individuales todas las balconadas y sustituyéndose el vano central por el escudo de la localidad. Todas estas ventanas se recortan sin más ornamentación sobre el muro, recordando una austeridad casi escurialense. Parece que las limitaciones presupuestarias, incidieron de forma importante en el diseño.


La cubierta de teja cerámica a tres aguas, muestra un potente alero de madera, ricamente decorado con tallas de destacada calidad. Parece que a pesar de la austeridad del presupuesto, la obra agradó a los vecinos. La casa tenía diversas dependencias entre las que destacan: las cárceles separadas de hombres y mujeres, una capilla, dependencias para el alcalde y su familia, habitación para los corregidores etc.


El Ayuntamiento de Azkoitia estructuralmente responde a la tipología de muros de carga perimetrales y estructura de madera en el interior tanto pilares, como vigas y forjados. Una de los aspectos que más llama la atención en el Ayuntamiento de Azkoitia, es el sobredimensionamiento de la gran arquería y del primer tramo de escaleras, que va disminuyendo en altura a medida que se asciende a los pisos superiores. Esta destacada altura de las estancias inferiores, hace que no haya a primera vista una correspondencia entre las alturas mostradas en el exterior del edificio y las que se encuentran en el interior, que hoy en día está formado por cinco plantas incluyendo la bajo cubierta.


Las dos fachadas laterales tienen así mismo un tratamiento distinto, más cerrada la que se dirige hacia la Iglesia y más abierta y ciudadana la del otro lado “por el adorno que se ha de dar a la calle principal, con la que lindará, haciéndose varias modificaciones, entre ellas el fabricar esta fachada con piedra sillar labrada a bujarda; añadir un arco más de los que dibujaba la primera planta, para entrar por la calle a los soportales en correspondencia con la fachada principal…”.


Desde la construcción inicial aparecen puntuales intervenciones en este vetusto edificio, intentando adaptar la funcionalidad del ayuntamiento a las nuevas necesidades. La mayoría de estas reformas son de carácter doméstico, y han sido ejecutadas por los mismos técnicos del ayuntamiento. De todas ellas destacamos básicamente la última llevada a cabo por la arquitecta Asun Sarobe, en agosto del 2001. Se trata de una actuación consistente en rehabilitar las oficinas de secretaría situadas en la planta primera y las dependencias de los grupos políticos ubicadas en la planta segunda. Además se colocó un ascensor, mejorando las condiciones de accesibilidad al edificio. Aspecto este último especialmente necesario, dada la irregularidad de la magnífca escalera de madera que da carácter y singularidad a este Ayuntamiento.

Subir