Imprimir

Casa Tugendhat

Tugendhat house , Villa Tugendhat, Mansión Tugendhat
  • 1928 - 1930
  •  
  • MIES VAN DER ROHE, Ludwig
  • FUCHS, Kamil; KUTEJOVá, Jarmila; JANECEK, Josef; JERABKOVá, Adéla Restauración   1981 - 1985
    La restauración fue promovida por el "State Institute for Reconstrucción of Historical Towns and Buildings in Brno". Algunos de los objetivos de la restauración fueron las ideas de que la casa Tugendhat sirviera para dar a conocer la ciudad y que pudiera utilizarse como alojamiento ocasional para invitados. No había archivos ni investigaciones sobre la villa, la única información de la que disponían era la colección del "Brno City Museum".
  •  
  • Brno
  • República Checa
imagenes/10450_1.jpg obras/24912_8.jpg imagenes/10360_1.jpg obras/24912_28.jpg imagenes/10359_1.jpg imagenes/10361_1.jpg imagenes/10451_1.jpg imagenes/10452_1.jpg imagenes/10453_1.jpg imagenes/10454_1.jpg obras/24912_25.jpg obras/24912_26.jpg obras/24912_27.jpg obras/24912_29.jpg obras/24912_30.jpg obras/24912_31.jpg obras/24912_32.jpg

ZIMMERNAN, Claire., Mies van der Rohe 1886-1969. La estructura del espacio. Taschen. Colonia, 2006.


p. 45-51. En 1928, mientras se estaba preparando elproyecto para la Exposición Universal de Barcelona, Mies recibió un nuevo encargo de considerable importancia. Fritz y Grete Tugendhat, un matrimonio de industriales acomodados tenía el deseo de construirse una mansión sobre un terreno de la capital morava Brno, el regalo de boda de los padres del novio. Brno era en aquella época uno de los centros de la arquitectura moderna; el hecho de que los Tugendhat se dirigieran a Mies se debe sin duda a la inclinación que sentían, en tanto que  judios bohemio-alemanes, por la cultura alemana.  Grete Tugendhat había vivido algunos años en Berlín y frecuentado la casa Peris, proyectada por Mies, lo que la llevó, desde ese momento, a seguir de cerca la evolución artística del arquitecto. En los años 1928 y 1929, Mies realizó los dibujos técnicos de la casa que se empezaría a construir en 1929. El dinero era lo de menos para los Tugendhat y le dieron carta blanca incluso en la decoración interior de la mansión. Este proyecto ofreció a Mies la posibilidad incomparable de materialilzar en detalle sus ideas arquitectónicas y de diseño de muebles sin ningún tipo de restricciones por parte de los clientes.


La mansión se encuentra en una pendiente muy escarpada. El lado que da a la calle resulta aislado, por el contrario, el lado opuesto ofrece unas vistas inigualables del castillo antiguo de Brno. A pesar de que, para este proyecto, Mies retomó algunas ideas del Pabellón de Barcelona, el edificio se adaptaba por completo a las diferentes necesidades de una vivienda unifamiliar. Por la entrada principal, si bien un tanto oculta que se encuentra tras una pared de vidrio opaco que termina en arco, se llega a la planta superior, a una nave cuadrada que permite el acceso a la zona privada, con dormitorios y a la azotea. Bajando una escalera que sigue la curvatura de la pared de vidrio opaco se llega a la planta principal. Aquí se despliega la amplia estancia plurifuncional de 280 m2 con zonas independientes entre sí que se transforman según su función:la zona de recepción, la sala de estar, el comedor, un espacio de trabajo con biblioteca, una zona con asientos, una sala de proyección de películas, así como un largo jardín de invierno. La zona de servicios domésticos, incluida una vivienda para sirvientes está claramente separada del espacio habitable mediante divisiones de espacios fijos.


Al igual que en Barcelona, Mies empleó el mismo principio de "planta libre" y "espacio fluido"; junto a los soportes crudicormes y cormados utilizó de nuevo las pantallas de piedras preciosas, como un bloque de ónix hasta el techo que se exgtendía en paralelo a lo largo de la mansión y separaba la zona de trabajo de la sala de estar, así como un tabique semicircular revestido de madera de ébano de Macasar que preservaba la zona comedor del espacio restante. Otros elementos adicionales, como cortinas de seda en tonos suaves y muebles, diseñados en su totalidad por Mies encolaboración con Lilly Reich, contribuyeron, además a distribuir la zona principal de la estancia polivalente. Mies diseñó para esta mansión, ex profeso, la silla Brno, la butaca Tugendhat, así como una mesa de cristal. La mansión Tugendhat cuenta también con una esucltura, otra versión del torsofemenino realizado por el amigo de Mies van der Rohe, Wilhelm Lehmbruck, que ya había decorado la sala de vrdrio.


La idea de una relación visual entre el espacio interior y exterior siguí persiguiendo a Mies en este proyecto. La zona principal de la estancia plurifuncional de la mansión se abre a la parte de la pendiente a través de unas cristaleras panorámicas inmensas a la altura del techo otorgándole el carácter de terraza, como si colgara de las ramas de un gigantesco sauce llorón que crecía justo delante de la zona comedor. Esta impresión se verá reforzada por dos ventanas que, mediante un dispositivo electrónico se hunden por completo en el suelo. De esta manera se confunden el espacio interior y el paisaje, una impresion que a uno lo acompaña contínuamente en este espacio, a pesar de su tamaño e íntimo carácter. A través de una puerta de un ala, situada detrás de la zona-comedor, en la parte estrecha de la mansión, se llega a una amplia terraza exterior, en la que a través de una escalera se accede al jardín. En lo que concierne a la transición entre el interior y el exterior, Mies consiguió en este mismo año avanzar todavía más con la construcción de la casa Henke en Esse. La fachada orientada al jardín constaba de una única cristalera de nueve metros de largo que se podía hundir por completo.


Si el Pabellón de Barcelona había encontrado un reconocimiento unánime por parte de la prensa, en el caso de la Mansión Tugendhat las opiniones eran dispares. Philip Johnson tras una visita en Brno exultaba "! Es como el Panteón. Las fotografías no dicen absolutamente nada sobre este edificio!". Por el contrario, el juicio de los representantes marxistas de la arquitectura moderna era cualquier cosa menos entusiasta, ya que en la mansión veía una traición manifiesta a los principios básico del Movimiento Moderno, de tendencia radical, en cuanto a la rentabilidad, a los costes, y a las dimensiones, lo que contribuyó a que se planteara la cuestión sobre las premisas que habían de fundamentar la arquitectua moderna. En efecto,  en la mansión apenas se podía atisbar algo que contribuyera a selucionar problemas de tipo social. Las dimensiones del edificio, los materiales empleados y, sobre todo, el importe económico documentaban de forma categórica no sólo su condición de obra de arte, sino también el palacete privado. Al parecer, el edificio costó diez veces más que la Residencia Savoye de Le Corbusier construida en aquellos años y, de todos modos, cara. Tan sólo el precio del tabique de ónix correspondía, al parecer, conel valor de una casa unifamiliar. El vanguardista checoslovaco Karel Teige definió, por eso, el edificio como un ejemplo de una dirección errónea de la arquitectura moderna, como "el colmo del snobismo".


La mansión fue habitada por los Tugendhat poco más de siete años. En 1938, antre la entrada de los nacionalsocialistas decidieron emigrar. La mansión, en consecuencia "propiedad jidía abandonada" fue confiscada en 1939 por los nacionalsocialistas y en 1942, tras ser inscrita en el registro de la propiedad, fue cedida al Deutsches Reich. Durante los años que duró la guerra se encontró aquí la oficina técnica de la "Fábrica de motores de aviación Ostmark", anteriormente ya había desaparecido la pared de ébano y la escultura de Lehmbruck. En 1945, la armada roja se acuarteló en la mansión. En 1950 Checoslovaquia aparecía como país propietario en el registro de la propiedad. La mansión era utilizada como establecimiento estatal para gimnasia terapeáutica. En 1963, la Mandión Tugendhat fue declarada monumento cultural, en 1985 fue restaurada y en 2001 incluida en la lista del patrimonio universal de la UNESCO.


 

Subir