Imprimir

El edificio de la Sede de la Policía de Copenhague se encuentra en Polititorvet, al suroeste del centro de Copenhague, Dinamarca. Diseñado por Hack Kampmann y Aage Rafn en 1924 en el estilo neoclásico, a menudo denominado Clasicismo nórdico, se completó en 1924.
Se dice que el edificio es el último ejemplo de arquitectura neoclásica en el norte de Europa. Su interior está inspirado en la arquitectura renacentista del sur de Europa y en las decoraciones barrocas. También hay características basadas en la artesanía romana y en Art Deco. La parte exterior del edificio es intencionalmente austera, lo que intensifica la atracción de las características coloridas y bien formadas en su interior, incluidos los suelos de terrazo oscuro y los marcos de puertas y ventanas de gran tamaño, elaborados meticulosamente. El patio redondo, de 45 m de ancho, está rodeado por una columnata que consta de 44 columnas dóricas.


Poseía unos exteriores neutros similares, de una austeridad impresionante, y reservaba un tratamiento más ornamentado para el patrio redondo y el atrio rectangular del interior, donde se usaba un orden dórico pareado en el primer caso y un orden corintio en el segundo. Evidentemente el proyecto se inspira en modelos de patios redondos como el Palacio de Carlos V de la Alhambra de Granada, aunque la solución responde a la necesidad de combinar un elevado número de oficinas con una imagen institucional. El proyecto también rendía homenaje al Panteón de Roma,  pues repetía su radio en la geometría del pario. Entre los rasgos más notables del cuartel general de la policía estaba su impecable control de la circulación y el ingenio con el que la luz se llevaba a las principales intersecciones del triángulo y caía desde lo alto del edificio a través de los huecos de las escaleras.


---


 


 


 

Subir