Imprimir
Fachada principal

Biblioteca Pública de Estocolmo

  • 1920 - 1928
  •  
  • ASPLUND, Erik Gunnard
  •  
  • Estocolmo
  • Suecia
imagenes/6083_1.jpg obras/36916_8_33010779.jpg imagenes/6088_1.jpg obras/36916_31.jpg obras/36916_33_33031739.jpg imagenes/6084_1.jpg obras/36916_29.jpg imagenes/6081_1.jpg obras/36916_26.jpg obras/26583_8.jpg imagenes/6080_1.jpg imagenes/6086_1_33010778.jpg obras/36916_32.jpg imagenes/6089_1.jpg obras/26582_8.jpg obras/36916_30_33010778.jpg obras/26589_8.jpg obras/26588_8.jpg obras/26587_8.jpg obras/26586_8.jpg obras/26585_8.jpg obras/26584_8.jpg obras/36916_27.jpg imagenes/6082_1.jpg obras/36916_25.jpg

CAMPBELL James W.P., La biblioteca. Un patrimonio mundial. Edit. Nerea. San Sebastián, 2013.


pág.258-264. "En 1918 y gracias a varias espéndidas donaciones, la comisión responsable de la construcción de una biblioteca municipal en Estocolmo encargó a Gunnar Asplund (1885-1940) que viajara a Alemania, Inglaterra y Estados Unidos para redactar el pliego de condiciones de un concurso arquitectónico. El informe de Asplund impresionó tanto a la comisión que esta decidió prescindir del concurso y encomendar el proyecto directamente al arquitecto. Algunos componentes del diseño final se determinaron en una fase temprana del proceso. La planta fue cuadrada desde el principio y siempre incluyó una rotonda central. En el curso de sus viajes, Asplund había visto muchas bibliotecas planteadas en torno a un salón central y con estancias de lectura abyacentes, una disposición típica de la Alemania deciminónica que ya se había copiado en las bibliotecas universitarias de Minnesota y Michigan diseñadas por Albert Kahn. Lo más seguro es que Asplund visitara también la Biblioteca del Congreso y la sala de lectura circular del Museo Británico. En un principio su proyecto incluía una sala redonda rematada con cúpula, pero lo cierto es que su principal influencia no fueron otras bibliotecas de planta circular, sino la Nacional concebida por Boullée, con sus galerías escalonadas. Asplund dispuso este tipo de galerías artededor de los muros de la sala central, auque su sección escalonada pasa en buena medida desapercibida. 


El proyecto sufrió varias remodelaciones. La primera versión incluía una cúpula con una gruesa cubierta. Habría sido un diseño espectacular, aunque no muy práctico. En cuanto se tuvo en cuenta la iluminación, Asplund cambió la cúpula por un tambor con ventanas a modo de claristorio que proyectaba una luz uniforme. La gran altura de este elemento confiere una presencia prominente al edificio dentro de la ciudad.  El arquitecto es también responsable del aspecto más llamativo del diseño interior del edificio; la gran extensión del muro desnudo entre el extremo superior de las librerías y las ventanas. El exterior del tambor posee una destacada semejanza con varios proyectos del arquitecto neoclásico francés Claude Nicolas Ledoux (1736-1806) especialmente, con su Varrière de la Villette, uno de los edificios de aduanas diseñados para la ciudad de Paris entre 1780 y 1790 y en el que un volumen circular surge de una base de forma cuadrada. Pero mientras que la arquitectura de Ledoux presenta abundates ornamentos exteriores, el tambor de Asplund, de una sobriedad impactante, aparece cubierto de un simple enlucido con una sencilla cornisa de piedra. 


El visitante accede por unas puertas de enorme tamaño cuyos picaportes originales incorporaban las figuras de Adán y Eva ofreciendo el fruto del árbol de la sabiduría. Los muros de piedra negra del vestíbulo de acceso contienen relieves con escenas de la Iliada de Homero. Seguidamente, un tramo recto de escaleras conduce al centro de la rotonda, que funciona más como una zona de recepción que como sala de lectura. Resulta notable el cuidado puesto en muchos elementos aparentemente insignificantes, como las lámparas, las fuentes de agua, los picaportes de las puertas y los pasamanos. Todos ellos destilan una inspiración clásica sin ser verdaderamente clásicos. 


La Biblioteca Publica de Estocolmo sigue teniendo un aspecto moderno y seguramente fue un edificio rompedor cuando se completó en 1928. Sin embargo para entonces Asplund, ya se había incorporado al Movimiento Moderno, de modo que esta biblioteca es el último de sus edificios que responde a las pautas del clasicismo nórdico. Sus construcciones modernas retendrían algunos de los rasgos de proyectos anteriores, aunque comparadas con estos últimos resultan insípidas. La Biblioteca Municipal de Estocolmo, su obra maestra, ejercería una influencia duradera en el diseño bibliotecario." 


 

Subir