Inprimatu

La biblioteca de la Phillips Exeter Academy en New Hampshire, forma parte de un conjunto de edificios que dicha institución desarrolla, en un contexto tradicional que marcó desde un principio los condicionantes de materialidad y diseño que posee el proyecto. La obra se erige como un volumen sobrio, monolítico y exento dentro del campus que permite una lectura rápida y clara tanto de su composición como de su función. Atendiendo a estos criterios, puede afirmarse que el complejo posee un carácter estereotómico en el que la luz cincela y sustrae unidades volumétricas que generan las distintas funciones del programa. En cuanto a técnica constructiva se refiere, cabe destacar la naturaleza dual del propio edificio, en el que puede distinguirse una cara o lámina exterior representada por la pesada fábrica de ladrillo y un cuerpo articulado interior compuesto por la estructura de hormigón y los sucesivos forjados que desarrollan el programa. Se trata, pues, de generar un edificio introvertido que permita desarrollar sus funciones correctamente sin perjudicar las necesidades del mismo. La monumentalidad y la atemporalidad buscada por Kahn a lo largo de su carrera se intuye en este proyecto, donde la planta se desarrolla a partir de un esquema de sala tetrástila centrada en un gran atrio de nueve plantas de altura. Los accesos al edificio, que se encuentran en cada esquina del volumen evitando encuentros complicados, dirigen al usuario a una planta baja transitoria siendo en planta primera donde realmente se atisba la recepción y centro organizativo de la biblioteca. Así mismo el encuentro directo con el gran impluvium de luz desvela la distribución y jerarquía de funciones, donde las estanterías se desarrollan en torno a éste y liberan el espacio perimetral exterior para asentar las zonas de trabajo y estudio. La transición espacial viaja de la mano de una transición de escala que se percibe desde el atrio principal hasta la naturaleza individual e íntima de los escritorios iluminados a través de la fachada de fábrica exterior. Por último, el carácter frío de los elementos estructurales y de cerramiento queda apaciguado mediante el acabado lignario del mobiliario y de suelos que recogen ciertas reminiscencias de la arquitectura tradicional de bibliotecas.


Fergus Paul SCOTT

Igo