Inprimatu

El palacio de los deportes fue uno de los últimos edificios realizados por Félix Candela en México. Diseñado y construido para la celebración de los Juegos Olímpicos de 1968 acontecidos en la capital azteca, este pabellón tenía el objetivo de albergar las competiciones de baloncesto. Teniendo como requerimientos específicos del programa;  la resistencia a los seismos, la rapidez en su construcción y la economía del proyecto.  


En cuanto a la realización del diseño del Palacio de los Deportes, utilizó la geometría de su estructura para dar forma al edificio, consiguiendo crear un caparazón con su característico uso de paraboloides hiperbólicos. En él innovó, sustituyendo su característico uso del hormigón,  por el de una estructura metálica cubierta con láminas de cobre, usando como base placas de madera cubiertas con impermeabilizante. Pues debido a las enormes dimensiones propuestas para el edificio, una cubierta de hormigón no soportaría la estructura. Esta cubierta está sostenida por grandes arcos de acero colocados de forma reticular por todo el edificio.


El palacio de los deportes es un símbolo de monumentalidad y al mismo tiempo de la culminación de sus ideas, pues además de tener la geometría perfectamente implícita, logra seguir usando cubiertas ligeras y esbeltas, propiciando la deseada rapidez constructiva. Convirtiéndose en un innovador de la Arquitectura Moderna por llevar a las estructuras a sus límites plásticos a través del uso de la geometría y la física.


Adriana Lisset VÁZQUEZ.

Igo