Inprimatu
Exterior del museo

Museo de San Telmo

Antiguo convento de San Telmo
  • 1544 - 1562
  •  
  • SERT, Josep Maria Adaptación   1928
    En 1928 el Ayuntamiento adquiere el convento para Museo de Etnografia y Bellas Artes. De esta fecha son los 590 m. de murales en color sepia sobre panes de oro que representan diez efemérides mas un tema dedicado a San Telmo y a San Sebastián sobre el antiguo retablo.
  • NIETO, Fuensanta; SOBEJANO, Enrique; NIETO SOBEJANO, Arquitectos Ampliación   2005 - 2011
    Ampliación y rehabilitación del Museo de San Telmo
  •  
  • San Sebastián (Guipúzcoa / Gipuzkoa)
  • España
imagenes/1427_1.jpg imagenes/1428_1.jpg imagenes/4286_1_04041436.jpg imagenes/1426_1.jpg imagenes/7361_1_36020510.jpg imagenes/7362_1_36020511.jpg imagenes/16603_1_36020512.jpg imagenes/7363_1_36020513.jpg

 ARSUAGA Miguel, SESE Luis. 


Donostia- San Sebastián. Guia de Arquitectura. 


Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro. Donostia-San Sebastián 1996. 


pág.34. "El actual museo de San Telmo, es el antiguo convento de los Dominicos, llegados a San Sebastián a principios del siglo XVI. Este asentamiento fue patrocinado por Alonso de Idiáquez, Secretario de Estado de Carlos I, y por su mujer Gracia de Olazábal.


Las primeras trazas del edificio fueron dibujadas por Fray Martín de Santiago en mayo de 1542, quién ya había proyectado entre otras obras conventuales, el convento de San Esteban de Salamanca. El proyecto comprendía un convento con su iglesia, con una amplia galería y una sacristía monumental, que se unía al claustro a través del atrio.


En 1544 comienzan los trabajos con poca intensidad y con importantes cambios que redujeron el tamaño del proyecto original. La galería de la iglesia queda suprimida y la sacristía se transforma en sala capitular, quedando el claustro como centro de la zona conventual. El contrato donde se plasman los cambios realizados data de 1547. En esta fase intervinieron los maestros canteros ARANZALDE Domingo de (m. cantero), GOROSTIOLA Martín (m. cantero), ESTALA Domingo de (m. cantero), AXOBIN Martín de (m. cantero). Tras la muerte de Alonso de Idiáquez se anula el contrato y se firma uno nuevo en 1550 con los maestros canteros Martín de Bulucua y Martín de Sagárzola finalizando las obras oficialmente en 1562 pero con detalles inacabados.


La iglesia dispone de un ábside poligonal, de crucero y de capillas laterales separadas por robustas columnas que soportan las bóvedas de crucería. La nave mide 48 m. de longitud, 10 de anchura y 20 de altura. A destacar los frescos realizados por el artista catalán José María Sert, desde que en 1928 el Ayuntamiento adquiere el convento para Museo de Etnografia y Bellas Artes. Los 590 m. de murales en color sepia sobre panes de oro representan diez efemérides mas un tema dedicado a San Telmo y a San Sebastián sobre el antiguo retablo. Otras partes significativas del conjunto son la escalera principal constuida en vuelo, la fachada plateresca y el claustro de dos niveles, obra de Juan de Santiesteban en tres de sus lados, pues el cuarto es del siglo XX y corresponde al arquitecto Francisco Urcola".


---


El actual museo se halla en un antiguo convento dominico de mediados del siglo XVI, construido gracias al mecenazgo de Alonso de Idiáquez, Secretario de Estado del emperador Carlos V. Los dominicos decidieron consagrar el convento a San Telmo, patrón de los hombres de la mar.


En 1836 la Desamortización de Mendizabal puso fin al vínculo de la orden religiosa con el edificio, convirtiéndose íntegramente en cuartel militar. A finales del siglo XIX, el avanzado estado de deterioro de San Telmo provocó que muchos ciudadanos instaran al Ayuntamiento a que tomase cartas en el asunto. A raíz de ello, en 1913 la torre y el claustro fueron declaradas Monumento Nacional, partes que aún hoy en día pertenecen al Estado. En 1928 el Ayuntamiento decidió comprar el resto de San Telmo e inaugurarlo como Museo Municipal en 1932.


  La rehabilitación del Museo San Telmo entre los años 2005 y 2011 se llevó a cabo por el estudio Nieto Sobejano Arquitectos. El proyecto surge a partir de un análisis detallado de las condiciones urbanas específicas del lugar. El edificio, uno de los más antiguos de la ciudad, queda emplazado bajo el monte Urgull y con gran proximidad al mar. La idea del proyecto surge a partir del punto de fricción entre el paisaje natural del monte y el paisaje artificial de la ciudadel proyecto se convierte en la materialización de ese límite como dos grandes muros, estos se articulan entre si y se convierten en muros habitados. El acceso al monte Urgull se incorpora al propio edificio a través de una escalinata.


 Uno de los temas más importantes paro los arquitectos ha sido la imagen de la fachada. En colaboración con Leopoldo Zaran y Agustina Otero los arquitectos se inspiraron en la textura erosionada de las rocas del monte Urgull para diseñar el acabado de la fachada. Del interior de las perforaciones brota vegetación haciendo que el muro sea un muro cambiante, la vegetación varía en función de la estación del año.


 La intervención se extiende hasta la Plaza Zuloaga cobrando mucha importancia dentro del proyecto, desde este lugar se puede observar la relación entre los tres elementos del proyecto; el edificio histórico, el monte Urgull y la nueva intervención. La plaza se transforma en el nuevo vestíbulo de entrada al edificio siendo un lugar público no solo vinculado a la ciudad sino también al museo.


En conclusión, en el museo San Telmo se puede leer una doble actuación, en primer lugar la intervención de restauración y consolidación con el máximo respeto al edificio histórico existente y en segundo lugar una intervención completamente contemporánea que establece el dialogo entre el límite del paisaje natural y el paisaje urbano. 


Koldo Andoni RIAÑO YARZA


 

Igo