Imprimir
Santa María del Fiore

Catedral Santa María del Fiore

Catedral de Florencia
  • 1296 - 1436
  •  
  • BRUNELLESCHI, Filippo
  • CAMBIO, Arnolfo di Proyecto previo   1296 - 1302
    La catedral fue proyectada en 1296 por Arnolfo di Cambio en formas gótico-toscanas
  • PISANO, Andrea Reforma interior   1334 - 1348
    Continua con el proyecto de Arnolfo di Cambio, haciendo notable su campanario, hasta su muerte, dejando in acabado el trabajo
  • TALENTI, Francesco Reforma interior   1355 - 1359
    Finalizó el campanario y amplió el proyecto con el ábside y las capillas laterales, sin alterar el exterior.
  • LAPO GHINI, Giovanni di Reforma interior   1360 - 1369
    Divide la nave central en cuatro tramos cuadrados
  • BRUNELLESCHI, Filippo Acondicionamiento   1417 - 1436
    Brunelleschi gana el concurso para la realización de la cúpula de Santa María del Fiore junto a Ghiberti. Proyecto que realizará en exclusiva el primero de ellos.
  • ZUCCARO, Federico Reforma interior   1568 - 1579
    Giorgio Vasari pintó la cupula de Santa Maria de la Fiore entre los años 1568 - 1574, hasta su muerte, continuando su trabajo Federico Zuccaro hasta finalizarla en 1579.
  • VASARI, Giorgio Acondicionamiento   1568
    Se comienzan a pintar los frescos de la cúpula
  •  
  • Florencia
  • Italia
obras/569_59.jpg imagenes/5988_1.jpg imagenes/5984_1.jpg imagenes/5986_1.jpg imagenes/5993_1.jpg imagenes/5977_1.jpg obras/569_71.jpg obras/569_77.jpg imagenes/5964_1.jpg obras/569_72.jpg obras/569_82.jpg obras/569_81.jpg obras/569_25.jpg imagenes/5961_1.jpg imagenes/5990_1.jpg obras/569_84.jpg obras/569_61.jpg obras/569_87.jpg obras/569_83.jpg imagenes/5976_1.jpg obras/569_55.jpg obras/569_51.jpg imagenes/12928_1.jpg imagenes/5999_1.jpg obras/569_47.jpg imagenes/5962_1.jpg obras/569_85.jpg imagenes/5992_1.jpg imagenes/6000_1.jpg obras/569_80.jpg obras/569_70.jpg obras/569_89.jpg imagenes/6002_1.jpg imagenes/5991_1.jpg imagenes/5980_1.jpg imagenes/5981_1.jpg imagenes/12915_1.jpg obras/569_79.jpg obras/569_74.jpg imagenes/5966_1.jpg imagenes/5965_1.jpg imagenes/5987_1.jpg imagenes/5972_1.jpg imagenes/5989_1.jpg imagenes/5967_1.jpg imagenes/5997_1.jpg imagenes/5963_1.jpg imagenes/5978_1.jpg imagenes/5968_1.jpg imagenes/5969_1.jpg imagenes/5970_1.jpg imagenes/5974_1.jpg obras/569_49.jpg

El Duomo de Florencia se empezó en 1296 sobre un diseño de Arnolfo di Cambio. Se construyó poco y el proyecto sólo se continuó después de 1357, basándose en un proyecto ampliado y modificado por Francesco Talenti, uno de los muchos campomaestri al cargo de la construcción de la catedral. El diseño de Talenti que asumió su forma definitiva entre 1366-1367, exigía que un enorme octógono en el lado oriental del edificio se cubriera con una cúpula octogonal apuntada sin contrafuertes exteriores. Los problemas técnicos de la construcción de este diseño sobre un vano tan extenso como el octógono de la catedral parecían insuperables. Alrededor de 1417 el edificio estaba en la etapa de la cúpula y hacia 1420 se aprobó una solución técnica para el abovedado propuesta por Brunelleschi (preparado originariamente en colaboración con Lorenzo Ghiberti y otros) y se empezó la difícil construcción. La controversia sobre las partes ocultas de la estructura y las inerpretaciones contradictorias de los documentos sobrevivientes, siguen dejando perplejos a los eruditos y técnicos, pero hay ciertos rasgos de la cúpula que son incuestionables. Está constuida con un caparazón exagonal interior y exterior de ladrillo y piedra. Los dos caparazones disminuyen de grosor a medida que se elevan y terminan en un óculo octogonal que sostiene y está cubierto por una gran linterna decorativa. Los caparazones están reforzados y conectados verticalmente por un gran nervio de piedra que hay en cada una de las de las esquinas del octógono, visibles en el exterior, y por dos nervios de piedra más pequeños en el interior de cada uno de los ocho lados. Igual que los caparazones, los 24 nervios disminuyen a medida que ascienden. Los refuerzos horizontales, que consisten en cadenas de tensión parcialmente visibles de piedra y hierro y una de madera, ciñen la bóveda y contienen las fuerzas tensoras que existen dentro de la cúpula. Desde los estrechos corredores y escaleras que hay en el espacio existente entre el doble caparazón se puede circunnavegar, inspeccionar y reparar la cúpula.


Una geometía ingeniosa y compleja, unas brillantes técnicas de mampostería y gruas especialmente diseñadas son unas de las espectaculares contribuciones de Brunelleschi a la erección de la cúpula. No obstante, la contribución más notable fue el concepto que llevó a la construcción de la cúpula senza armadura. es decir, sin cimbrar temporalmente en el interior. Esto era necesario porque el vano excepcional y el paso de la bóveda hacía que la tradicional armadura de apuntalamiento de madera fuera poco práctica y peligrosa, si no imposible. Como la única bóveda que se puede construir sin el apoyo tradicional del cimbrado es el que se erige en una planta circular (el Panteón por ejemplo) en el que cada anillo completo de mampostería forma un arco horizontal autosustentante. Brunelleschi y su equipo concibieron la audaz idea de construir la bóveda octogonal del Duomo como si fuera de planta circular. La complicada geometría y mecánica que estaban implicadas en la provisión de una circularidad reforzada a la estructura abiertamente octogonal han sido objeto de muchas investigaciones técnicas en los últimos años. Es suficiente reconocer que el brillante concepto del "círculo dentro del octógono" hizo posible que Brunelleschi usara la estructura de montaje de la misma cúpula a modo de armadura, conteniendo dentro del espesor del octógono anillos circulares de mampostería como los que habría en una circular auténtica. Elevó la enorme masa sobre sucesivas hiladas de ladrillo autosustentante colocado en forma de "espina de pez" hasta que, en palabras de Alberti en 1436, en el año de su consagración se "elevó por encima de los cielos, lo suficientemente amplia como para cubrir con su sombra atoda la gente toscana".

Subir