Imprimir

CURTIS William. J. “La búsqueda de nuevas formas y el problema del ornamento” en La arquitectura moderna desde 1900. Edit. Phaidon. Hong Kong, 2006. 


 Págs.68-69 . "El Palais Stoclet debía ser una especie de palacio suburbano de las artes en el que Adolphe y Suzane Stoclet renunciarían sus tesoros y agasajarían a la élite artística de Europa. Así pues, tenía que combinar el aire de un museo, de una residencia de lujo y de un escenario ejemplar del gusto moderno


Hoffman fue capaz de responder el ‘aura’ del programa con una casa de una sofisticación inmensa que combinaba recursos de regularidad e irregularidad, así como características de índole señorial y también mas modestas. Las salas estaban enlazas en la Suite en una planta que empleaba ingeniosos cambios de eje y dirección, y en la que los espacios principales como el vestíbulo, el comedor y la sala de música (con su pequeño escenario) se manifestaba con volúmenes prominentes en las fachadas. La composición global era equilibrada pero asimétrica, siendo sus principales focos de atención la fantástica torre escalonada de las escaleras con sus estatuas adosadas, los miradores y la puerta cochera. Las formas estaban recubiertas de losas delgadas de piedra con molduras lineales para acentuar su carácter plano. En los interiores, los materiales eran severos, rectilíneos y precisos, e incluso mármoles pulidos  y ricos acabados en madera. En esta casa se aprecia la influencia de Mackintosh (un prototipo para la casa fue claramente la ‘casa para un amante del arte’ ideada por el arquitecto escocés en 1900), pero donde esta había acentuado lo rustico y lo modesto, Hoffman resaltó lo grandioso y lo cosmopolita. La elegancia disciplina del palacio Stoclet queda realzado por el mobiliario y por las espléndidas decoraciones murales de Klimt. Además de ecos de Mackintosh, también hay recuerdos de Olbrich, e incluso tal vez de Schinkel. Pero el palacio Stoclet es uno de esos proyectos e que tiene poco sentido enumerar las fuentes y las influencia, puesto que han sido asimiladas y reformuladas en un convincente estilo personal. En sus imágenes y en su talante, el edificio retrataba una exclusiva forma de vida que iba a ser borrada por la devastación de la I guerra Mundial: una especie de bohemia aristocrática.A diferencia de lo que pudiera parecerme en un principio, la información sobre este edificio ha sido fácil de encontrar y abundante. He encontrado varias páginas con información e imágenes muy valiosas, además de alguna página de fotografías interiores. En numerosas páginas se mezcla la información de este edificio con la información de la obra de Gustav Klimt, ya que participa en la decoración de las paredes del salón principal. En general se le presenta como un "Gesamtkunstwerk", una obra de arte integral, por la totalidad de elementos diseñados, no sólo el edificio sino los interiores, muebles, mobiliario y elementos exteriores, jardines... La verdad que me ha parecido una obra muy interesante que me alegro de haber estudiado, y la participación en ella de Klimt no podía sino incrementar mi gusto por ella."


---


PEEL Lucy, POWELL Polly, GARRET Alexander., “Austria y los Secesionistas” en Introducción a la Arquitectura del siglo XX. CEAC. Barcelona, 1990. 


Págs.18-21."La casa de convalecencia Purkersdorf de Hoffmann (1903) revela una sinceridad estructural, sin embargo sus diseños para el Palacio Stoclet de Bruselas (1905-11), le permitieron poner todas sus teorías en práctica. Stoclet, un rico financiero encargó a Hoffmann la construcción de una casa que también debía servir como local palaciego adecuado para su colección de arte y para diversiones. Hoffmann diseñó una casa de gran distinción donde elementos de notable formalidad (fuentes horizontales y verticales) iban combinados con gran informalidad (planta irregular y fachada que no escondía la irregularidad de la disposición de la sala correspondiente). La asimetría del diseño junto con formas extraordinarias y el emplazamiento de las ventanas apunta hacia el trabajo de Mackintosh."


---


FAHR-BECKER Gabriele., El Modernismo. Edit. Köneman. Colonia, 1996. 


pág. 374 "El Palais Stoclet de Bruselas es una obra universal, acabada, intachable, enciclopédica, una obra capital de la mileraria historia de la arquitectura. En la ciudad de Horta, Van de Velde y Hankar, en aquella ciudad Hoffmann, Klimt y los talleres vieneses coronaron con su obra de arte total todo el movimiento modernista. La utopía del Modernismo se hace realidad en el Palais stoclet, desde los cubiertos hasta los jardines, desde la fachada hasta el cuarto de baño, en todas partes hay perfecta armonía y correspondencia de los elementos; una joya inundada de arte.


Adolphe Stoclet fue el "manager artístico" en persona del cambio de siglo, un hombre cosmopolita, culto, adinerado, comprometido con el arte como entendido y como mecenas, el cliente congenial del arquitecto-artista. "Su barba negra con alguna mechas de plata, sus modales encantadores, con pizca de gusto por lo pomposo, y su distinguida figura le proporcionaban una notable afinidad de estilo con los objetos de su colección (arte arcáico y ultramarino), con los que parecía estar en contacto comopor naturaleza. De hecho las pulidas superficies de mármoldel gran vestíbulo del palacio congeniaban con él de igual manera que las tallas esculpidas en madera... Estaba completamente conmo en su casa en compañía de aquellos objetos monumentales".


Lo selecto de los materiales - mármol, listones de metal dorados- y la reductora nobleza no restan nada de modernidad al edificio. "El Palais Stoclet famoso ya en todo el mundo, forma parte tanto de la historia de la arquitectura, como de la historia del arte del siglo XX". Equilibrio y ritmo, iluminación con luz natural o artificial, color y tratamiento de las superficies, incluso la caracterizacion iconográfica distinguen al proyecto en su totalidad.


El edificio está integrado modélicamente en su entorno, su rectilínea belleza se refleja en los grandes estanques, que duplican "orgánicamente" la elegante movilidad de las masas de construcción. La "Torre de esculturas", remite a la simbiosis de todas las disciplinas artísticas, la cual se prolonga en las habitaciones interiores de su composición de contrastes. La noble austeridad de esta estancia, con el mármol de colores, maderas nobles y cuero con estampaciones de oro, en complementada por las decoraciones en plata de la mesa, de Hoffmann y contrastada y perfeccionada por los mosaicos de Klimt. "La influencia de Klimt fue palpable en los talleres vieneses y, viceversa, los Talleres Vieneses influyeron en el período creativo de Klimt. Esta comunidad encontró su más bella expresión en los frescos de Klimt para la exposición de l Beethoven de Klinger y en el friso mural del comedor del Palais Stoclet de Bruselas, ese monumento conmemorativo de un período de la cultura vienesa". El trabajo en material decorativo de los mosaicos murales es a la vez un estilo de superficies sin componendas que avanza hacia la abstracción. El siglo XX se articula aquí claramente,  así como los "espacios subordinados" del "palazzo". La sala de baño, diseñada por Hoffmann, es funcional: las habitaciones infantiles, diseño de Jungnickel, son "idóneas para niños", con su decoración de "cuento de hadas" del friso, presente también en los objetos de este artista. La linealidad, el enrejado, la cuadriculación y los "cuadraditos" conquistaron a continuación el Nuevo Mundo, en el que Josef Urban, miembro de los talleres vienesesm trasfiere a la arquitectura del siglo XX el temprano tesoro de las formas de Hoffmann.


El comedor puede ser considerado como prototipo de interiorismo.La noble austeridad de esta estancia, decorada con mármol de varioscolores, maderas nobles y cuero con estampaciones de oro,es complementada por las decoraciones en plata de la mesa,diseñadas porHoffmann, y es contrastada y perfeccionada por los mosaicos de Klimt.


---


PEVSNER, N.,  Pioneros del diseño moderno, desde W. Morris hasta Walter Gropius. Edit. Infinito. Buenos Aires, 2003


Págs. 161-186. "El estudio de la obra del segundo líder de la arquitectura vienesa en los comienzos del siglo XX nos lleva un paso más adelante. La más famosa de las primeras obras de Joseph Hoffmann (1870-1955), es la casa Stoclet, en Bruselas (fig. 125) diseñada en 1905. Sus dimensiones y su grandiosidad poco comunes han eclipsado otros trabajos de Hoffmann que son todavía mñas importantes en la evolución del estilo moderno. Sin duda el Palacio Stoclet es una obra de composición muy inspirada; sus aberturas exquisitamente espaciadas y las paredes ligeras son un regalo para los ojos, en tanto que el alto e ininterrumpido aventanamiento de la caja de escaleras se ha tornado un motivo muy popular después de 1920. Pero la actitud artística está lejos de ser sachlich; hay una gracia y un encanto expresados en esta fachada que, son ajenos a los principales edificios construidos después de 1914, aunque estas sean características esencialmente austriacas. Aun reconociendo la unidad internacional del nuevo estilo, no se debe olvidar que, en la elegancia de Hoffmann, en la claridad de Perret, en la expansiva horizontalidad y confortable solidez de Wright, o en la simplicidad sin compromisos de Gropius, las características nacionales están altamente representadas."


---


RIVERA, David., "El optimismo del Art Déco" en La otra arquitectura moderna. Expresionistas, metafísicos y clasicistas. 1910-1950. Edit. Reverté. Barcelona, 2017.


Págs. 220-365. "Muchos de los rasgos básicos del Art Déco habían sido anticipados por algunos movimientos anteriores, especialmente la Seccesión vienesa, la Escuela de Amsterdan y el expresionismo del norte de Europa. Los planos nítidamente recortados, las cuñas , el zigzag, los tonos oscuros y la combinación de materiales suntuosos aparecen sucesivamente en el Palais Stoclet de Josef Hofmann (1905-1911), en la Scheepvaarthuis de Johan van der Mey (1912-16) o en la Grundtvigs Kirke de P.V. Jensen-Klint (1913-26), mientras que las ondas radiantes y la luz difusa y escondida, formaban parte de la Grosse Shauspielhaus construida por Hans Poelzig (1919). Pero un auténtico edificio art déco no se confunde con estos precedentes, sobre todo en los Estados Unidos, donde el estilo alcanzó su madurez más completa, y donde sería la tendencia dominante durante al menos veinte años."


---


GIEDION S., Espacio, tiempo y arquitectura. Edit. Dossat. Madrid 1978.


Págs. 301-346.  “Hacia la sinceridad en la arquitectura” 


Todavía en 1914, en el palacio Stoclet de Bruselas obra de Hoffmann, resultaba evidente la influencia de los ebanistas y de las artes decorativas. Las superficies planas de esta casa están hechas de placas de mármol blanco, pero tratadas como cuadros enmarcados.


---


FRAMPTON Kenneth., “Charles Rennie Mackintosh y la Escuela de Glasgow, 1896-1916” en Historia crítica de la  Arquitectura Moderna. Gustavo Gili. Barcelona, 1987.  


Págs.74-78. "La “Casa par aun amante del arte” – no realizada en su momento, pero construida en 1996 en Glasgow- y la Escuela de Arte representan la contribución de Mackintosh a la corriente principal de la arquitectura del siglo XX. Con la casa creó una obra que superaba con mucho las restricciones del modelo tradicional de Voysey y llegaba a exhibir una plasticidad formal de apariencia casi cubista. La organización de la casa en torno a unos ejes compensados y su división en dos masas longitudinales principales -que parecen estar a punto de realizarse una con respecto a otra – daba como resultado una composición tensa pero consolidada; y el enriquecimiento de unas superficies, por lo demás lisas, con ventanas cuidadosamente proporcionadas y con acentos ocasionales de ornamentos en relieve indica enseguida la gran influencia que debió ejercer sobre Josef Hoffmann, en particular en el proyecto del palacio Societ en Bruselas, de 1905. En todo caso, nada podía estar más alejado de la rusticidad campesina del diseño ganador de Baillie-Scott"

Subir