Inprimatu

Nueva Galería Nacional de Berlín

Neue Nationalgalerie Berlin
  • 1962 - 1968
  •  
  • MIES VAN DER ROHE, Ludwig
  •  
  • Berlin
  • Alemania
imagenes/2186_1.jpg imagenes/2200_1.jpg imagenes/2190_1.jpg imagenes/2188_1.jpg imagenes/2189_1.jpg obras/35796_8.jpg imagenes/2191_1.jpg obras/35796_61_33010605.jpg imagenes/2194_1.jpg obras/35796_65.jpg imagenes/2193_1.jpg imagenes/2187_1.jpg obras/35796_60.jpg imagenes/2196_1.jpg imagenes/2197_1.jpg obras/35796_47.jpg imagenes/2198_1.jpg imagenes/2199_1.jpg imagenes/2201_1.jpg imagenes/2202_1.jpg imagenes/5557_1.jpg imagenes/5559_1.jpg obras/35796_58.jpg imagenes/5560_1.jpg imagenes/5561_1.jpg imagenes/5563_1.jpg imagenes/5564_1.jpg imagenes/5565_1.jpg imagenes/5671_1_33010605.jpg imagenes/9568_1.jpg imagenes/9569_1.jpg imagenes/9604_1.jpg imagenes/10435_1.jpg imagenes/5558_1.jpg obras/35796_25.jpg obras/35796_26.jpg obras/35796_28.jpg obras/35796_30.jpg obras/35796_31.jpg obras/35796_32.jpg obras/35796_33.jpg obras/35796_34.jpg obras/35796_46.jpg obras/35796_48.jpg obras/35796_50.jpg obras/35796_51.jpg obras/35796_52.jpg obras/35796_53.jpg obras/35796_54.jpg obras/35796_55.jpg obras/35796_56.jpg obras/35796_57.jpg obras/35796_59.jpg obras/35796_62.jpg obras/35796_63.jpg obras/35796_64.jpg obras/35796_66.jpg

 ZIMMERNAN, Claire., Mies van der Rohe 1886-1969. La estructura del espacio. Taschen. Colonia, 2006.


p. 83-85. En sus últimos años de vida, Mies fue llamado una vez más a Berlín. El arquitecto aceptó el encargo para la construcción de la Nueva Galería Nacional, un museo de arte contemporáneo en el nuevo foro cultural de Berlin, no lejos de la en su día destruida Postdamer Platz y del Muro de Berlínb. A dos pasos del lugar donde se encontraba su estudio Am Karlsbad, hoy destruido, en sus años de Berlín, el proyecto debió atraer con fuerza al arquitecto, ya un tanto envejecido. Para este proyecto resumió temas que le habían ocupado durante muchos años de trabajo, lo que supuso el regreso tanto en sentido literal como metafórico a la tierra de Schinkel, su antigua patria, y a sus inicios.


Siguiendo la idea que el ocupaba, por lo menos desde el diseño de la casa cuadrada de 50x50, Mies desarrolló un pabellón cuadrado con fachadas de vidrio y sin soportes. En su lugara, ocho pilares exteriores habrían se soportar la inmensa cubierta que se extendía en todas direcciones sobre la fachada. Mies recurrió a diseños que se habían realizado sobre el papel para el Edificio de oficinas Bacardi en Santiago de Cuba, que no se llegó a edificar, y para el Museo Georg Schäfer eb Schweinfurt que tampoco se construyó. Con estos diseños, Mies efectuó una magnífica repetición de los planos para Berlín. Mies concibió una solución refinada para contrarrestar el problema de la presión que ejercían los voladizos de la cubierta, originado por la falta de soportes en las esquinas; la enorme cubierta estaba integrada por cajas de acero enormes de distinto temple y grosor que habian sido soldadas formando una única plancha reticular de acero. De esta manera se podía mantener el grosor del acero en las esquinas del edificio como en otros puntos expuestos a una carga estática menor. Toda la cubierta fue soldada en el suelo y fue elevada hasta su posición mediante ocho elevadores hidráulicos. Durante la maniobra, Mies se encontraba bajo la cubierta en un Mercedes blanco.


El desarrollo de Mies como arquitecto se caracteriza por su afán de crear edificios destinados a todo tipo de usos. Esta máxima la pudomantener al colocar un pabellón de vidrio sobre un zócalo, en el que se alojan espacios cuyo uso es multifuncional. En el caso de la Galería Nacional, en la planta baja se encuentran salas de exposición que limitan con un jardin de esculturas al aire libre y por tanto iluminadas por uno de los lagterales con luz natural. Las oficinas así como las salas adicionales reservadas a otros fines, ubicadas igualmente en la zona del zócalo, están iluminadas con luz artificial. Mientras que la luz en la planta baja resulta más bien escasa, la planta justo por encina de ésta disfruta de abundante luz. El pabellón de la Galería Nacional impresiona sobre todo cuando está completamente vacío o cuando se utiliza para exponer grandes esculturas aisladas. Si el Pabellón de Barcelona, construido por Mies casi cuarenta años antes, fue su primer edificio que al mismo tiempo era por sí una obra de arte, la Nueva Galería Nacional representaba nada menos que el regreso a un tipo de arquitectura en su forma de expresión más natural, consistentes en construir un espacio para representar ese espacio.


 


RUIZ DE AEL M.J. Arquitectura de Museos & Museos de Arquitectura. CVA/EHAI. Bilbao, 1912.


Págs.  29-31." Las ideas modernas del museo y el enriquecimiento del debate sobre esta tipología, se centraron a finales de los años 1930 y pricipios de 1940 en varios modelos: El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) de 1939, el museo de crecimiento ilimitado definido por Le Corbusier en la misma fecha, el museo platónico de plata libre de Mies van der Rohee en 1942, la disolución del museo y la propuesta del museo portátil de Marcel Duchamp (1936-41), y finalmente el museo como monumento, definido por Frank Lloyd Wright y desarrollado con la construcción del Museo Guggenheim de Bueva York (1943-1959). 


En el caso del edificio que vamos a analizar, Mies nos propone en 1942 el museo para una pequeña población. Es concebido como un museo platónico de planta libre. En él predomina un volumen neutro, la máxima flexibilidad, las altas prestaciones tecnológicas (energía, climatización), las formas transparentes, el predominio de los elementos de circulación, la fácil accesibilidad, la luz natural, el espacio moderno y universal, la capacidad de crecimiento, la neutrallida entre el espacio y la obra a exponer. En esta línea, quizás el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo realizado en 1947 por Lina Bo Bardi, o el Museo de Arte MOderno de Rio de Janeiro (1953-68) de Alfonso Eduardo Reidy, se anticipan al propio modelo creado por Mies con la realización de su Galería Nacional de Berlín 1962-1968.


El comentario que el mismo arquitecto hace sobre las limitaciones de su museo para la realización de exposiciones, nos habla de un nuevo reto tipológico que tendría importantes consecuencias para actuaciones posteriores. "Es una sala tan grande, que naturalmente supone grandes dificultades para exponer obras de arte. Soy perfectamente consciente de ello. Pero tiene tales posibilidades que simplemente no puedo tener en cuenta esas dificultades". Es evidente que a Mies le interesa la plasmación de su caja de cristal, de un modo lo más perfecto posible y que la cuestión nuseística queda en un segundo plano. Nos encontramos en el museo berlinés con un museo subterráneo sin arquitectura, y una arquitectura visible sin museo El cerramiento acristalado, es independiente de la función que tiene que cumplir. Se da así pistoletazo de salida a la versatilidad máxima de los contenedores de planta libre, al espacio mutante y complejo del museo contemporáneo, al cambio de usos y estrategias, a la afluencia masiva de visitantes, a los pabellones polifuncionales que tanto predicamento tendrán a finales del siglo XX."


 

Igo